miércoles, 9 de noviembre de 2016

ELEGIR ABOGADO

Para los que no pudieron leerlo, aquí dejo un extracto de mi último artículo publicado en el Periódico "Nueva Alcarria" el pasado 4 de noviembre:

Foto: http://nuevaalcarria.com
ELEGIR ABOGADO (Extracto)

"De Derecho (de Familia) y de medicina, todo el mundo opina". Y si no, haga la prueba y comente a sus amigos y compañeros de trabajo que se va a divorciar. Quien más o quien menos le aconsejará legalmente (porque quien más o quien menos tiene una prima o un cuñado que ha pasado por la misma situación). De este modo, se ahorrará tener que contratar a un abogado para resolver sus dudas y, de paso, seguramente también le habrán ahorrado tener que acudir a unas cuantas sesiones de terapia psicológica. Además, pensará que si esto sucede con las personas de su entorno no tendrá ningún problema a la hora de elegir abogado, pues cualquiera le podrá llevar con ciertas garantías su separación o divorcio. De hecho, se reafirmará todavía más en esta idea si le digo que en el Derecho de Familia la normativa legal no es gran cosa, el proceso judicial es "sota-caballo-rey", la jurisprudencia ambigua y contradictoria y, para más "inri", existen una serie de factores que influyen en el resultado que ni siquiera están en nuestras manos (como pueden ser los criterios del propio Juez o del Ministerio Fiscal). (...)

Y, sin embargo, precisamente por todo esto que acabo de comentar y al igual que sucede en muchas profesiones, se me antoja cada vez más esencial la especialización en Derecho de Familia. (...)

Cierto es que, a priori, todos estamos sometidos a las mismas reglas. Pero en Familia el terreno es resbaladizo y dos más dos no suele ser igual a cuatro, así que armarse de razón no suele servir de nada. Es más: en muchas ocasiones el proceso judicial llega ya "sentenciado" al Día del Juicio (de la Vista), con lo que no necesitará tanto un abogado que realice los trámites procesales oportunos y que prepare un maravilloso alegato para dicho día, sino un abogado que fije una estrategia de cara al procedimiento judicial y que le preste una atención especial y continuada, para que pueda resolver las numerosas dudas y problemas que le van a surgir durante todo el tiempo que dure su proceso de separación. Los resultados que se obtengan en el mismo dependerán en buena parte del desarrollo de los acontecimientos, así que el tiempo que le preste su abogado también será clave.

Aun hay otro factor más que destacaría a la hora de elegir abogado: la confianza. Usted va a tener que revelar detalles que forman parte de su intimidad, así que más le vale confiar en su abogado, que sea capaz de escucharle y de hacerse escuchar. La preocupación, el interés que nos muestre en la comprensión de nuestros problemas, también serán clave para el buen desarrollo del proceso.

Además, en estos tiempos que corren tendrá muy en cuenta a la hora de elegir abogado el presupuesto que le oferte por sus servicios: por mucho que siga mis consejos, no podrá contratar a uno que esté por encima de sus posibilidades, pero tampoco le recomiendo fiarse del "low cost" que suele acabar siendo también de "low quality". Con todo, no hay abogado que se precie que le pueda garantizar buenos resultados, así que, en definitiva, elegir abogado para tramitar su divorcio o separación, y más si es con hijos, no le debería resultar nada fácil. Aun así, sepa usted que vive en uno de los países con la tasa más alta de abogados "por metro cuadrado" de Europa, así que no será porque no tiene donde elegir".

Luis Miguel Almazán

Abogado de Familia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Añade tu comentario.