lunes, 25 de mayo de 2020

LA NUEVA REALIDAD JUDICIAL

(Artículo publicado en el Periódico "Nueva Alcarria" el 22 de mayo de 2020):

La nueva realidad judicial

Foto: https://nuevaalcarria.com/
Ha comenzado la “desescalada” y quien más o quien menos está teniendo que adaptarse a una nueva realidad social que esperemos sea pasajera. Nuestro sistema judicial también se encuentra en proceso de adaptación y para ello se ha aprobado un Real Decreto-Ley 16/2020, de 28 de abril de medidas procesales y organizativas (y alguna Orden complementaria). En líneas generales, sospecho que esta nueva normativa no va a ayudar mucho a superar el colapso judicial (el principal problema de la Justicia no es el Covid-19) y creo que estamos ante unas medidas a medio camino entre el puro postureo político y el parche temporal. La idea es que el sistema judicial se ponga en marcha, como muy tarde, a partir del lunes 25 de mayo con las debidas medidas de seguridad: distanciamiento, barreras físicas, atención al público vía telefónica o por correo electrónico (y si es necesario trámite presencial con cita previa), etc. Aunque conociendo la realidad de los juzgados, me cuesta creer que se vayan a cumplir: lo normal es un personal de justicia apiñado junto a montañas de expedientes, sin ventilación (si abren la ventana se vuelan unos cuantos expedientes), sin la debida limpieza, etc. 

Para empezar, esta normativa a muchos operadores jurídicos (abogados y procuradores principalmente) nos deja sin vacaciones: además de establecerse turnos de mañana y de tarde para evitar la concentración de personal, se declaran hábiles los días comprendidos entre 11 al 31 de agosto, con excepción de sábados, domingo y festivos. Ello supondrá la suspensión de numerosos actos procesales por la imposibilidad de llevar a cabo actos de comunicación, incomparecencias, etc; lo que acabará siendo una mayor carga de trabajo para los funcionarios. Menos mal que a los letrados se nos dispensa de tener que ponernos la toga, lo que, con la llegada del calor, se agradecerá.

Además, podrán realizarse actos de juicio, comparecencias, declaraciones y vistas mediante presencia telemática. Eso sí, para ello el juzgado deberá tener los medios para poderlo llevar a cabo online… y eso, para muchos, es pedir demasiado.

En el ámbito de familia, se establece la tramitación preferente de determinados procedimientos entre los que se encuentran los de jurisdicción voluntaria, así como un nuevo procedimiento especial y sumario de derecho de familia para intentar paliar las situaciones provocadas por el Covid-19, tales como la revisión de las cargas del matrimonio, pensiones económicas y alimentos cuando la revisión tenga como fundamento haber variado sustancialmente las circunstancias económicas del progenitor obligado a dichas prestaciones económicas como consecuencia de la crisis sanitaria; y (aquí la mayor novedad) para que los progenitores (o más bien los hijos) perjudicados por el estado de alarma puedan compensar los días no disfrutados del régimen de visitas o de custodias compartidas. Este procedimiento se tramitará de manera similar a uno de medidas provisionales. Las dudas se plantean principalmente en cómo y cuándo se va a efectuar la compensación de días y si este procedimiento deja sin efecto un posible procedimiento ejecutivo por incumplimiento del régimen de estancias, lo que le haría perder fuerza a la medida.

En definitiva: atémonos los machos, tanto los que trabajamos para el sistema judicial como los que les toque pasar por él, pues si en la era A.C. (antes del Covid19) no ha habido ni un mínimo de voluntad política en arreglar la Justicia en España, ahora, ante una demora simplemente coyuntural, mucho menos. 

Luis Miguel Almazán

Abogado de Familia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Añade tu comentario.